¡Maldito láctico…! ¿o no?

Os dejo un articulo de mi sensei y gran amigo Eloy Izquierdo, quien me soluciona la mayoria de dudas…
 

Lactato y entrenamiento (I)

equipo-tecnico

El lactato es una sustancia que existe en la sangre y que sus valores de reposo se alteran durante el ejercicio: A mayor intensidad de ejercicio mayor es la concentración de lactato en la sangre.

Esta variación de la concentración de lactato no es lineal, es decir, no corresponde el mismo incremento de lactato a incrementos iguales de intensidad, además la relación intensidad-lactato es una relación individual, es decir, la respuesta de cada deportista a una misma serie de intensidades es diferente, por lo que no puede extrapolarse de unos individuos a otros.

Durante el ejercicio, los músculos consumen grasa y glucosa, a intensidades elevadas el consumo de glucosa predomina sobre el de grasa. La energía de la grasa se obtiene siempre mediante oxidación (de forma aeróbica).  La utilización de la glucosa se produce de dos formas, una mediante oxidación (con presencia de oxígeno o de forma aeróbica) y otra sin utilización de oxígeno (de forma anaeróbica). Cuanto mayor es la intensidad, mayor es el predominio de la forma anaeróbica. Uno de los productos de este proceso anaeróbico de utilización de la glucosa es el lactato.

El lactato es un producto final de la utilización anaeróbica de la glucosa para obtener energía pero no es un producto de desecho de esta utilización.

Hasta hace algunos años se pensaba que el lactato era eliminado del músculo por simple difusión, de hecho, se consideraba al músculo como el mayor productor de lactato, ahora se le considera el mayor consumidor.

El lactato puede ser intercambiado entre músculo y sangre, entre sangre y músculo, entre músculos activos e inactivos, entre sangre y corazón, entre músculos activos e hígado, entre hígado y otros tejidos como músculos en ejercicio y entre otros órganos y sistemas del organismo. Es decir, el lactato es un compuesto rico en energía que es utilizado por distintos órganos en el cuerpo.

En contra de lo que con frecuencia se cree,El lactato NO CAUSA FATIGA.

 

Medir el lactato

A bajas intensidades, incluso en reposo, existe en la sangre una determinada concentración de lactato (en torno a 0,8 – 1 mmol/l). En cada persona se da una relación intensidad de ejercicio/concentración de lactato, relación que es mayor (es decir, aumenta la concentración de lactato) a mayor intensidad de ejercicio. Esta relación, además, es sensible a diversos factores, como el tipo de ejercicio y el entrenamiento, consecuencia de las adaptaciones que el entrenamiento produce en los sistemas metabólicos de obtención de energía.

Por otra parte, en el ejercicio realizado por debajo de determinada intensidad la relación entre ejercicio y concentración de lactato permanece constante para cada intensidad, es decir, el lactato no aumenta con la duración del ejercicio sino que permanece estable debido a los mecanismos del metabolismo energético.

Así pues, parece interesante, como ya se conoce desde hace muchos años, aplicar el comportamiento del lactato en relación con la intensidad del ejercicio a la valoración del rendimiento del deportista, o mejor, a evaluar su evolución a lo largo del proceso de entrenamiento.

El perfil de lactato en sangre es una importante herramienta para evaluar el entrenamiento en atletas y ayudar al entrenador (Foster C et al 1988).

La importancia de la concentración de lactato en sangre reside en que nos indica la capacidad de mantener un ejercicio en el tiempo (Bogard JM et al 1993).

Para conocer la concentración de lactato necesitamos una muestra sanguínea que obtendremos de modo invasivo, mediante micromuestra, que se analiza rápidamente con los modernos equipos portátiles de análisis. Lactate pro2

 

LACTATEPRO2

 

 

 

Los mecanismos anaerobios, el suministro inapropiado de oxígeno a las mitocondrias, provocan un aumento constante del lactato. La conversión del piruvatoen lactato permite la generación anaeróbica de fosfatos de alta energía necesarios para la realización de un ejercicio intenso (Wasserman K 1996).

 

La intensidad y duración del ejercicio determina la producción y acúmulo de lactato. La musculatura esquelética se adapta al intervalo aerobio de entrenamiento con un aumento en la capacidad para el metabolismo aerobio y un descenso en la producción del lactato.

El incremento constante de los niveles de lactato a una intensidad también constante es una indicación de que algunas fibras musculares no tienen la capacidad de soportar el esfuerzo aeróbicamente y al mismo tiempo neutralizar la acidosis metabólica producida como consecuencia del esfuerzo. La concentración de lactato que somos capaces de medir fácilmente es un indicativo del proceso metabólico que está teniendo lugar en el organismo para producir la energía necesaria para el esfuerzo. Así, la obtención de los valores de la concentración de lactato a diferentes intensidades nos permite establecer un perfil metabólico de cada deportista para un esfuerzo determinado.

El comportamiento de la concentración de lactato a diferentes intensidades y su relación con la frecuencia cardíaca y la potencia permite establecer de una forma precisa unas zonas de entrenamiento y diseñar el programa adecuado a los objetivos del plan de entrenamiento.

Por otra parte, la concentración de lactato a una determinada intensidad es bastante sensible a las adaptaciones consecuencia del entrenamiento con lo que la realización periódica de un test incremental permite comprobar la evolución del ciclista y actualizar en consecuencia las zonas de entrenamiento.

Una advertencia: La forma de establecer estas zonas de entrenamiento es la interpretación particular del entrenador del perfil individual de lactato.

Próximamente:

Entendiendo el umbral

 

Bibliografía.

 

Bogaard JM, Bijl A, van Dongen AR, Kerrebijn KF, de Jongste JC.What limits endurance in normal children?PediatrPulmonol. 1993 Jun;15(6):350-6.

Foster C, Crowe MP, Holum D.The bloodless lactate profile. Medicine and Science in Sports and Exercise 1995:927-33.

Wasserman K. (1996).The anaerobic threshold: Theoretical basis, significance evaluation of the athlete. Med Sport.1996. 49:247-60.

 

 

Leave a Reply